Ciudad del Vaticano (AICA): Antes de concluir la celebración del Domingo de Ramos y de rezar el Ángelus a la Madre de Dios, Francisco saludó a los fieles, romanos y peregrinos que participaron en la Santa Misa. El Santo Padre deseó especialmente “que María nos ayude a todos a vivir bien la Semana Santa”, e invitó a aprender de Ella “el silencio interior, la mirada del corazón, la fe amorosa para seguir a Jesús en el camino de la cruz, que conduce a la luz alegre de la Resurrección”.
Antes de concluir la celebración del Domingo de Ramos y de rezar el Ángelus a la Madre de Dios, Francisco saludó a los fieles, romanos y peregrinos que participaron en la Santa Misa.

El Santo Padre deseó especialmente “que María nos ayude a todos a vivir bien la Semana Santa”, e invitó a aprender de Ella “el silencio interior, la mirada del corazón, la fe amorosa para seguir a Jesús en el camino de la cruz, que conduce a la luz alegre de la Resurrección”.

Dirigiéndose a los jóvenes, procedentes de diversas partes del mundo, les recordó que “En este itinerario nos acompañan el ejemplo de María, la joven de Nazaret que Dios ha elegido como Madre de su Hijo. Ella camina con nosotros y guía las nuevas generaciones en su peregrinación de fe y de fraternidad”.

A través de su cuenta de Twitter, el Santo Padre animó a entrar “con Jesús en la Semana Santa para celebrar la Pascua con el corazón renovado por la gracia del Espíritu Santo”.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados