Millones de argentinos que rechazan la despenalización del aborto marcharon “por la vida” el 25 de marzo, Día del Niño por Nacer.

Además de la manifestación que se realizó en Buenos Aires, en la que participaron cientos de miles de personas, multitudes se hicieron eco de la marcha en alrededor de doscientas ciudades y localidades del país.

En Córdoba, unas cien mil personas –según estimaron los organizadores- marcharon desde las avenidas Colón y General Paz hasta la explaza Vélez Sarsfield. Aunque la iniciativa nacional no respondió a ningún partido ni credo, el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, estuvo presente en la manifestación. Desde el escenario, se leyó un documento en el que se pidió a los 18 diputados cordobeses “que se constituyan en Córdoba para escuchar el mensaje antiaborto”. Además, Doña Jovita, el personaje de José Luis Serrano, cantó unas canciones en apoyo del reclamo. En Río Cuarto la concentración se realizó en Plaza Roca y, en Villa María, en el Monumento al Gaucho.


En Santa Fe, se reunieron en el Puente Colgante con el lema “Celebramos la vida desde la fecundación”. El Honorable Consejo Municipal en adhesión a la convocatoria -que se realizó a través de las redes sociales- encendió las luces del Puente Colgante, emblema de la ciudad, con luces de color blanco. La marcha también tuvo su fin solidario ya que los participantes pudieron acercar pañales para recién nacidos, que serán entregados a instituciones que acompañan a embarazadas. En Rosario, se congregaron en la Plaza 25 de Mayo.

En San Fernando del Valle de Catamarca, la gente marchó por calle República haciendo un alto frente a la Legislatura provincial para estampar las manos en un mural pintado sobre una de las paredes de la parroquia del Inmaculado Corazón de María. Entre los manifestantes se pudo observar al obispo diocesano, monseñor Luis Urbanc, junto con sacerdotes y diáconos, que se sumaron para decir: “Vale toda vida”, en consonancia con el pedido de la Iglesia en la Argentina. Luego, al llegar a La Alameda se dio inicio a un festival, que contó con la presencia de artistas y de madres embarazadas que permitieron que se escuchara el latido de los corazones de sus bebés.


En Paraná, Entre Ríos, una extensa columna marchó por la Costanera, y en Concordia, una multitud se desplazó entre las dos plazas principales de la ciudad. En Concepción del Uruguay la marcha por la vida partió desde la calle Defensa Sur y Perón hasta Plaza Ramírez.


En Mendoza, los manifestantes se concentraron en San Martín y la peatonal Sarmiento, por la que marcharon hacia la Plaza Independencia, donde se había montado un escenario. En Malargüe, con la participación de más de dos mil personas, esta convocatoria constituyó “la marcha más numerosa en la historia del departamento”, según aseguró la agrupación Unidad Provida local. El punto de concentración fue el Reloj de avenida San Martín y Roca, y la columna marcho hasta la Plaza San Martín. Al llegar, la locutora Dalila Váquez leyó un documento donde se reivindicaron los derechos del niño por nacer y la necesidad de una protección integral a la mujer embarazada, especialmente a las más vulnerables o víctimas de la violencia. También hubo marchas en General Alvear, San Rafael, Tupungato y San Martín.

En Tierra del Fuego, las principales concentraciones fueron en Ushuaia y en Río Grande, donde el obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Angel D'Annibale, pidió a los diputados y senadores nacionales que a la hora de votar un posible proyecto de ley de despenalización del aborto lo hagan “a conciencia” y no por decisiones partidarias. (Ver noticia).

En Puerto Madryn, Chubut, se reunieron en Plaza San Martín; en Esquel, en la Plaza San Martí y, en Trelew, en la Plaza Centenario. En Río Gallegos, Santa Cruz, en el Parque Urbano, y en Las Heras, en la plaza San Martín.

Río Negro también adhirió a la marcha, en San Carlos de Bariloche, en el centro cívico; en Genral Roca, en plaza San Martín; en Cipolletti, en plaza San Martín, y en Villa Regina, en Plaza de los Próceres.

En Salta, se marchó desde el Monumento a Güemes hasta la plaza 9 de Julio, donde había un escenario montado. También, grupos “provida” montaron puestos donde entregaban folletos que ilustraban consecuencias del aborto y de la pastilla “del día después”, informaban sobre el síndrome posaborto y sobre la formación del embrión y el crecimiento dentro del vientre materno.

En el acto, se leyó un discurso que reforzaba el lema por el sí a la vida, pidiendo a legisladores salteños que no se debata la despenalización del aborto y expresando estar en contra de la educación sobre este tema en escuelas. “Víctima es también la mujer, que en un clima de grandes presiones, problemas reales y en absoluta soledad piensa que no tiene otra opción que un aborto”, aseguró Mónica, una joven que asiste a madres embarazadas.

Por último, una joven embarazada se ofreció voluntariamente para hacer sentir el latido del corazón de su bebé. Luego de que se escuchara, se alzaron los gritos de los presentadores argumentando: “Ese bebé está vivo”.


Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados