San Miguel de Tucumán (AICA): El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, visitó la Corte Suprema de Justicia y, tras un diálogo a agenda abierta con los miembros del máximo tribunal, expresó su preocupación por el incremento de la violencia en la provincia y habló de otros temas de actualidad. Rechazó la justicia por mano propia y consideró que hay que trabajar por “la pacificación de la sociedad”.
El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, visitó la Corte Suprema de Justicia y, tras un diálogo a agenda abierto con los miembros del máximo tribunal, expresó su preocupación por el incremento de la violencia en la provincia y habló de otros temas de actualidad.

“La justicia por nuestros propios medios no es la forma de resolver los problemas”, advirtió, y agregó: “Hay que trabajar por la pacificación de la sociedad”.

Sobre la instalación del debate por la despenalización del aborto en el Congreso de la Nación, el prelado afirmó que “el diálogo hay que plantearlo”, pero pidió a los representantes de ambas cámaras que respeten derecho a la vida.

“(El derecho a la vida) es inviolable, nadie tiene derecho a decidir sobre la vida de otra persona”, sostuvo, y añadió: “Va más allá de la fe, mucho más allá”.

El arzobispo tucumano exhortó a defender la vida humana “en el seno materno, a lo largo del crecimiento de los niños y durante la madurez de los adolescentes y de los jóvenes”.

“También afligen los suicidios, las adicciones a las drogas y la desunión de las familias”, puntualizó.

En relación con la polémica suscitada por la difusión del dinero que el Estado destina al sostenimiento de la Iglesia, monseñor Sánchez se preguntó: “¿Cómo se sostiene la Iglesia? ¿Cómo se sostiene la función social de la Iglesia? ¿Cuántas obras sociales hace la Iglesia?”.

Tras negar que el dinero que perciben los referentes eclesiásticos sea un “sueldo personal, para el sacerdote”, aseveró que es una ayuda para contribuir al trabajo de la Iglesia.

“No somos empleados del Estado”, afirmó.

Monseñor Sánchez consideró que si el Estado contribuye con un aporte, se debe a la función social que encara la Iglesia, y pidió: “No entremos en un número solamente”.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados