Mons. Ñáñez en el acto por el aniversario del genocidio armenio

Córdoba (AICA): El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, participó el 24 de abril del acto en conmemoración de un nuevo aniversario del Genocidio Armenio, que se realizó en la Plaza San Martín de la capital cordobesa. Junto a otras autoridades dejaron una ofrenda floral en homenaje a las víctimas de la masacre perpetrada entre 1915 y 1923.
El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, participó el 24 de abril del acto en conmemoración de un nuevo aniversario del Genocidio Armenio, que se realizó en la Plaza San Martín de la capital cordobesa.

También asistieron integrantes del Comipaz (Comité Interreligioso por la Paz), legisladores, autoridades judiciales y municipales, y miembros de distintas colectividades con representación en la provincia.

Las autoridades colocaron una ofrenda floral en homenaje a las víctimas de la masacre perpetrada entre 1915 y 1923, en la que fueron asesinados más de un millón y medio de armenios.

El genocidio
El genocidio u holocausto fue la deportación forzosa y masacre de entre un millón y medio y dos millones de personas, durante el gobierno de los Jóvenes Turcos, en el Imperio Otomano, desde 1915 hasta 1917, durante la Primera Guerra Mundial.

Se caracterizó por la brutalidad del accionar y la utilización de marchas forzadas con las deportaciones en condiciones extremas, que generalmente llevaba a la muerte a muchos de los deportados.

Los historiadores consideran el inicio de este genocidio el 24 de abril de 1915, el mismo día en que las autoridades otomanas detuvieron a unos 800 intelectuales armenios que eran líderes de la comunidad en Estambul. Posteriormente los militares otomanos expulsaron a los armenios de sus hogares y los obligaron a marchar cientos de kilómetros -por el desierto de lo que hoy es Siria- privados de alimentos y agua.

Las masacres no respetaron la edad o el sexo de las víctimas, y las violaciones y otros tipos de abusos sexuales eran frecuentes.

Aunque la República de Turquía, sucesora del Imperio otomano, no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran, no admite que se tratase de un genocidio, arguyendo que las muertes no fueron el resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso período de la Primera Guerra Mundial.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados