La comunidad de Morón puso a los pies de la Virgen de Luján su Sínodo Diocesano

Morón (Buenos Aires) (AICA): Grupos de personas de las comunidades de la diócesis de Morón -que comprende los partidos bonaerenses de Morón, Hurlingham e Ituzaingó- llegaron el 6 de mayo a Luján convocados por el obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez, quien presidió la misa y puso el Sínodo Diocesano al amparo de la Virgen patrona nacional. “Hemos querido peregrinar a la casa de la Madre para ponerlo bajo su protección encomendándole a Ella nuestro ‘caminar juntos’”, subrayó.
La comunidad diocesana de Morón peregrinó el 6 de mayo a la basílica de Nuestra Señora de Luján, para poner a los pies de la patrona argentina su Primer Sínodo Diocesano.

Grupos de personas de las comunidades de la diócesis de Morón -que comprende los partidos bonaerenses de Morón, Hurlingham e Ituzaingó- llegaron hasta Luján convocados por el obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez, quien presidió la celebración eucarística.

“Venimos como peregrinos y caminantes pertenecientes al Pueblo de Dios que peregrina y camina en Morón. Somos la Iglesia de Morón, la del camino, la que tiene como patrona a la Virgen del Buen Viaje. La de la ermita que nos convirtió en posta de caminantes, cuando nacían los que caminos que comenzaron a conectar la patria”, aseguró monseñor Vázquez.

El prelado moronense recordó que la peregrinación de este año está marcada por la celebración del Primer Sínodo diocesano.

“Hemos querido peregrinar a la casa de la Madre para ponerlo bajo su protección encomendándole a Ella nuestro ‘caminar juntos’. Queremos pedirle que nos regale la capacidad de escuchar lo que el Espíritu le dice a nuestra Iglesia de Morón; escuchar los gemidos y clamores de nuestro tiempo; escucharnos de verdad entre nosotros, y juntos como portadores de la alegría del Evangelio, arriesgarnos a la Misión”, sostuvo.

Asimismo, el obispo le pidió a la Virgen comprender “que el Sínodo, este caminar juntos, no se agota en la Asamblea, en los distintos encuentros y reuniones, sino que supone una conversión, un cambio de mentalidad, que implica una nueva manera de ser Iglesia, en la vivencia de la fraternidad y de la solidaridad, generando la cultura del encuentro que parte de un corazón que se abre al otro de verdad”.

Tras la celebración, y de manera improvisada, monseñor Vázquez expresó su sorpresa al ingresar al templo y ver que había fieles de la diócesis de Lomas de Zamora, de la que fue obispo auxiliar, en su propia peregrinación diocesana, y reconoció que se le “movieron sentimientos”.

“De pronto, entrando a la basílica me encuentro con toda la gente con la que peregriné en Lomas, y con esta gente nueva, de la gente de Morón, a la que me consagro totalmente. Quiero decirles, permítanmelo, se los digo a todos, la verdad que los quiero mucho”, dijo.

Durante la ceremonia, el seminarista Patricio Tomé fue admitido a las Órdenes Sagradas para el diaconado y el presbiterado.

Más información: http://diocesisdemoron.org.ar/nuestra-iglesia-de-moron-peregrino-a-lujan/.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados