Mons. Scheinig: Cuando miramos a la Virgen "miramos una madre"

Como cada año, miles de fieles llegaron este 8 de mayo a la basílica y santuario nacional Nuestra Señora de Luján para celebrar a la Virgen patrona de la Argentina en el día de su coronación.

Las actividades en la ciudad de Luján comenzaron por la mañana en la plaza Belgrano, donde se llevó a cabo el izamiento de la bandera, a cargo de la Agrupación Izamiento del Pabellón Nacional. Participaron de este acto el intendente Oscar Luciani, la directora del Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo, María Teresa Tartaglia, el rector de la basílica Nuestra Señora de Luján, presbítero Daniel Blanchoud, el presidente del Concejo Deliberante local, Fernando Casset, la agrupación “Ponchos Celestes y Blancos” y la banda del Instituto de Capacitación Especializada “Juan Adolfo Romero”, autoridades y vecinos.

La sesión especial del Concejo Deliberante por el Día de la Coronación de la Virgen de Luján se llevó a cabo en el Museo de la Ciudad. En esta ocasión, hablaron la concejal Alejandra Rosso, la directora de Cultura Marisa Maggio y el presbítero Blanchoud.

Por la tarde, una multitud de fieles asistió a la misa celebrada en la basílica por el obispo auxiliar de la arquidiócesis Mercdes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig.

En su homilía, el prelado reconoció que hay “dos imágenes que nos atraen”. Una, señaló, es la cruz: “Todos, seguramente, alguna vez nos hemos quedado con la mirada clavada en una cruz. No sabemos por qué nos atrae, nos gusta mirar la cruz. No porque vemos sólo el dolor que hay en la cruz, vemos algo más”, advirtió.

“Es una mirada distinta, que no queda en la cabeza sino que llega al corazón y por eso muchas veces, sin entender por qué, hasta se nos cae una lagrima mirando la cruz o mirando la Virgen”, admitió.

“Mirar es rezar”, consideró el obispo auxiliar, y destacó que “esa mirada es una oración profundísima que hacemos frente a Dios y frente a la Virgen”. Cuando el pueblo mira a la Virgen con la mirada del corazón, “miramos una madre”, sostuvo.

“Nosotros venimos acá, nos sentamos, miramos, y el corazón nos hace sentir que estamos cuidados, amparados, como hace una madre”, continuó monseñor Scheinig.

En ese sentido, el prelado afirmó que “nadie de los que viene acá, mirando esta imagen se siente afuera. Como hace una madre, que vienen sus hijos, cada uno con sus cosas, con sus locuras, con sus cosas lindas, y la madre recibe”, reconoció.

“María de Luján es madre de todos nosotros y nosotros no nos damos cuenta cuánto talla, cuánto va moldeando en nosotros la Virgen. Porque es verdad que somos un pueblo con muchas dificultades, con grietas no menores, con desafíos fuertísimos en la fraternidad, pero también es cierto, y creo yo que más cierto que todo eso, que en nosotros hay una fraternidad misteriosa que se expresa en los momentos más difíciles e importantes. Lo hemos visto, lo hemos palpado, sabemos de la solidaridad, y yo no sé cuánto tiene que ver ella, que misteriosamente, sin decir nada pero haciéndonos sentir todos hijos de ella, va haciendo entre nosotros hermandad”, expresó.

El obispo destacó también la sensibilidad propia de la mujer que vemos en la Virgen María:
“Esta mujer como buena mujer tiene entrañas, es sensible, es tierna”, por eso “volvemos a venir con confianza, porque sabemos de su sensibilidad, de su ternura. Nada de lo nuestro le es ajeno, nada de lo nuestro rechaza, y por eso esta casa que es una casa de alegría, esta casa de lujan es una casa de alegría y de esperanza”, aseguró.

“Y por último en esta madre, en esta mujer también vemos la servidora, la que está dispuesta, la que acompaña, la misionera”, destacó monseñor Scheinig, haciendo hincapié en “esta profunda experiencia de la cercanía, de la compañía, del estar al lado”. Por eso, señaló, “muchas veces cuando venimos peregrinando y nos vamos, no nos vamos como vinimos, sabemos que nos vamos con otra, con otro que nos acompaña”.

“Y en el medio de los líos de la vida recordamos esta imagen y sentimos presencia, sentimos compañía, no sentimos soledad. Hay que mirar mucho esta imagen, hay que mirarla y en nuestra mirada llevar la propia vida, llevar la vida de nuestras familias y llevar también la situación social de este tiempo”, invitó.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados