Córdoba se unió en una celebración interreligiosa por la patria

Córdoba (AICA): Con motivo del Día de la Independencia y un nuevo aniversario de la fundación de la ciudad de Córdoba, la arquidiócesis realizó, el pasado miércoles 4 de julio, una celebración ecuménica e interreligiosa por la patria, en la parroquia Ortodoxa Griega de la ciudad de Córdoba.
La arquidiócesis realizó una celebración ecuménica e interreligiosa por la patria con motivo del Día de la Independencia y un nuevo aniversario de la fundación de la ciudad. Sucedió el pasado miércoles 4 de julio en la parroquia Ortodoxa Griega de la ciudad de Córdoba, con la participación de los líderes religiosos de cada credo.

Estuvieron presentes el arzobispo de Córdoba y el obispo auxiliar, monseñor Carlos José Ñáñez y monseñor Pedro Javier Torres; el rabino Marcelo Polakoff de la Comunidad Israelita de Córdoba; monseñor Kissag Mouradian, arzobispo de la Iglesia Apostólica Armenia y primado de la Argentina y Chile; Jiad Sleiman, presidente de la Sociedad Árabe Musulmana; el pastor evangélico Norberto Ruffa; el pastor Ernesto Lerch de Sociedades Bíblicas; el pater Gabriel Díaz de Iglesia Ortodoxa Griega; y Juan Carlos Nieto de la Comunidad Bahai.

El encuentro se desarrolló con una oración de cada uno de los líderes. El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, expresó: “Todas las tradiciones religiosas nos unimos hoy para construir la paz”, y habló especialmente del valor de la vida: “Que en nuestra nación la vida sea siempre acogida, acompañada, cuidada, protegida”. “Que los argentinos sepamos celebrar la vida, conocernos en nuestra diversidad, apreciarnos y valorarnos; y así construir una patria verdaderamente de hermanos, en la fraternidad y en la paz autentica. Aquí está el futuro de nuestra patria. Al Dios en quien creemos le encomendamos nuestro futuro”, anunció.

Los líderes religiosos se comprometieron conjuntamente a sostener y ahondar en una cultura del diálogo, del respeto y del encuentro; a madurar una conciencia responsable que valore y cuide los dones de la naturaleza; a renovar nuestro rol de ciudadano en la construcción del bien común; a animar a quienes ejercen roles de dirigencia en nuestra sociedad, descubriendo que el poder es un servicio; a fomentar una cultura del trabajo en nuestra sociedad, un ordenamiento adecuado de la economía y legislación laboral; a cuidar y fomentar el valor de la familia en nuestra sociedad; a cuidar y defender el valor supremo de toda vida y toda la vida, en sus distintas etapas, desde la concepción hasta la vejez.+


Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados