En el año vocacional, Mons. Dus se reunió con sacerdotes y diáconos de Resistencia

Puerto Tirol (Chaco) (AICA): En el marco del Año Vocacional y acompañados por el arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, los sacerdotes y diáconos permanentes de la arquidiócesis compartieron un encuentro de fraternidad. La cita se concretó en la Casa de Encuentros Jesús de Nazaret de la localidad de Puerto Tirol, Chaco, el lunes 2 de julio, y concluyó con la celebración de la misa presidida por el arzobispo.
Los sacerdotes y diáconos permanentes de la arquidiócesis de Resistencia participaron, el lunes 2 de julio, de un encuentro enmarcado en el Año Vocacional arquidiocesano.

La actividad se desarrolló en la Casa de Encuentros Jesús de Nazaret de la localidad de Puerto Tirol, y contó con la presencia del arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, quien presidió la misa de cierre.

“En el marco del Año Vocacional, ya tuvimos una instancia con la vida consagrada y pensamos unirnos también hoy con nuestros hermanos diáconos para compartir este momento, sin olvidar que también fuimos diáconos”, fueron las palabras de introducción a la oración inicial del encuentro, pronunciadas por el presbítero Roberto Silva.

El diácono José Luis Flores expresó la alegría de estar acompañados por el arzobispo y de “compartir entre hermanos sacerdotes y diáconos sin olvidar ese don del llamado, que siendo apóstoles también somos discípulos; que él siendo Señor y Maestro se abajó y lavó los pies a sus discípulos y nosotros que fuimos enviados a estar en sintonía con Él, estamos invitados a hacer lo mismo entre nosotros”.

El sacerdote Roberto Silva invitó a pedir al Espíritu Santo “que va conformando nuestro corazón, que realmente con su fuerza podamos realizar nuestra tarea evangelizadora y renueve nuestro caminar”.

El diácono Edgardo Colombo y el presbítero Jorge Pelizardi presentaron una dinámica centrada en la santidad: “Todos estamos llamados a una vocación principal que es la santidad, y esa santidad la vamos a ir logrando paso a paso” afirmaron al explicar la tarea que se desarrolló luego de la presentación personal de cada uno.

Durante la jornada, se distribuyó la invitación con motivo de celebrarse en 2018 los 20 años de la creación de la Escuela para el Diaconado Permanente San Esteban y el Día del Diácono Permanente, por celebrarse el 10 de agosto.

Monseñor Dus celebró luego la misa de clausura de la jornada. En su homilía, llamó a los sacerdotes y diáconos a “pedir al Señor esa gracia de realmente servir a la Iglesia desde nuestro ministerio y con este deseo de hablar, de formar y de testimoniar una realidad de justicia”.

Recordando el mensaje de la última exhortación del papa Francisco, el arzobispo señaló: “Alégrense y exulten cuando sean perseguidos por causa de la justicia”, y detalló que esa es “la bienaventuranza que debemos pedir, deseando testimoniar lo que va más allá de nuestra voluntad, de nuestro propósitos”.

“El verdadero discípulo es el que recibe una llamada”, destacó el prelado, y añadió que “seguirlo a Él no es elegirlo según la voluntad propia, sino que seguirlo a Él significa este desprendimiento total”.

“Entonces, si quieres ser discípulo tienes que estar dispuesto a no tener ni siquiera donde apoyar la cabeza. Y esto entra en este clima que hemos compartido: recibir al señor con desprendimiento de corazón”, afirmó el arzobispo.

“Por otra parte, la llamada tiene como característica: sin condiciones. El, es el Camino de la vida, que da sentido. Es bueno recordar, en el camino de nuestro ministerio y de servicio, que es bueno dejar al Señor que nos conduzca y no ponerle condiciones”, concluyó.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados