Mons. Dus: La defensa de la vida es “un valor que nos involucra a todos”

Resistencia (Chaco) (AICA): El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, presidió una misa para pedir por la vida y por la Patria. La celebración fue el 8 de julio en el Salón Obligado de la casa de gobierno de la provincia del Chaco, en consonancia con la convocatoria de la Iglesia argentina para llevar la defensa de la vida a los pies de la Virgen de Luján.
En el marco de la convocatoria de la Iglesia argentina para llevar a la Virgen de Luján la intención de renovar la esperanza con el lema “Vale Toda Vida”, el arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, presidió el 8 de julio una misa en el Salón Obligado de la casa de gobierno de la provincia del Chaco.

Tras la bienvenida, monseñor Dus agradeció la presencia del gobernador Domingo Peppo y de su gabinete, empleados del Estado provincial y la Pastoral de Empleados Públicos. La Banda de la Policía del Chaco interpretó el Himno Nacional como introducción a la celebración eucarística.

A continuación, los empleados públicos solicitaron ofrecer en la misa el rezo por “el don precioso de la vida”, e ingresaron un cartel con el lema “Vale Toda Vida”, acompañado por el aplauso de los presentes.

Monseñor Dus rogó a Dios que “con este sentido de celebrar la vida, escuche las súplicas de intercesión por nuestro pueblo y dirigentes que están desafiados a legislar a nivel nacional por la vida, un espíritu de paz, de fraternidad e igualdad y de solidaridad con todos los que sufren en esta vida y padecen dificultades”.

El prelado subrayó que “como Iglesia a nivel nacional nos hemos planteado la discusión sobre la despenalización del aborto. No es sólo un problema religioso, sino al contrario, es un problema humano, por eso nos hemos unido a todas las fuerzas del país y los otros credos, con quienes nos hemos encontrado en las manifestaciones, por un valor que nos involucra a todos como el primer derecho que debemos defender”.

“Mirando un nuevo aniversario de nuestra patria, de nuestra independencia, y la celebración de esta mañana, orar y disponernos desde nuestra identidad al diálogo es lo que nos salva, nos construye. Mirar más allá de la coyuntura que vivimos. Pero sí para hacernos planteos realmente de seriedad y de compromiso que nos hagan caminar en la esperanza y de una esperanza cierta”, añadió el prelado.

Haciéndose eco del Evangelio de san Mateo, destacó que “Jesús nos llama así como somos, pecadores, para dejarnos iluminar por su palabra y no se avergüenza de caminar entre nosotros. Desde nuestra disponibilidad y escucha hay siempre una posibilidad de redimirnos y rescatarnos como pueblo, como personas, como comunidad”.

“Abrir nuestro corazón es garantía de esperanza y de futuro, para nosotros y para nuestra gente. Sobre todo imbuirnos de este espíritu de misericordia en este momento crucial que vivimos: la defensa de la vida”, afirmó.

Por último, señaló la importancia de la oración de los cristianos por sus gobernantes, como también es tan importante la del que gobierna, porque es la oración por el bien común de su pueblo, a quien se le ha confiado.

Monseñor Dus pidió “por la defensa del derecho a la vida, por el espíritu de bienaventuranza, de paz, para ser artesanos de la convivencia, siendo esto una garantía para nosotros, y afrontar las duras dificultades del momento, que nos ayude a vivir un espíritu de coherencia y con más compromiso”, concluyó.

Celebrada la Eucaristía, los empleados públicos de la provincia presentaron a monseñor Ramón Dus, un manifiesto en “Defensa de las dos vidas”, solicitando su lectura, la que fue cumplida antes de la despedida.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados