Mons. Martínez Perea pidió rezar en defensa del inocente que no ha nacido

San Luis (AICA): Con el título ¨Señor de la Vida escucha nuestra oración¨, el obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, envió una carta pastoral a los fieles de la diócesis para pedir que en todas las iglesias y capillas se persevere en la oración y el ayuno voluntario para una defensa “clara, firme y apasionada” del inocente que no ha nacido.
El obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, se dirigió a la comunidad diocesana con una carta pastoral titulada “Señor de la Vida escucha nuestra oración”, en la que pide, en los días previos a la votación en el Senado de la ley sobre la llamada interrupción voluntaria del embarazo, perseverar en la oración para implorar a Dios Padre que conceda sabiduría y fortaleza a los senadores “para que voten a favor de la vida y no aprueben una ley que permita eliminar una argentina o un argentino por nacer”.

El prelado señaló que se trata de una decisión muy trascendente “no sólo porque desde hace unos meses está dejando su signo en nuestro pueblo sino además, y sobre todo, porque de sancionarse positivamente se trataría de la permisión de un ‘crimen abominable’ de un ser humano inocente e indefenso”.

Con el objeto de perseverar en oración junto con María Santísima, en el Espíritu Santo, monseñor Martínez Perea solicitó a la comunidad que, a partir del miércoles 1º de agosto y hasta el final de la votación mencionada, “en todas las iglesias y capillas se tenga presente esta intención, con la oración y ayuno voluntario, en la oración de los fieles, homilías, catequesis y en la exposición del Santísimo Sacramento. En las capillas de adoración se ore especialmente por ellos y en las capillas de los colegios los alumnos visiten al ‘Padre de las misericordias’ elevando sus súplicas. Hago extensivo este pedido a todos los miembros de grupos, movimientos y asociaciones en la diócesis”, expresó.

Guiados con las palabras de Jesucristo que es ‘el Camino, la Verdad y la Vida’, animó el prelado, “recordemos que, como nos advierte el papa Francisco, ‘la defensa del inocente que no ha nacido […] debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo”, concluyó.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados