Mons. Sánchez en el tedeum: “Nadie tiene derecho a eliminar voluntariamente una vida”

San Miguel de Tucumán (AICA): El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, presidió el tedeum por el 9 de Julio en la catedral Nuestra Señora de la Encarnación, donde advirtió que “nadie tiene derecho a eliminar voluntariamente la vida de un ser humano” y aseveró: ¨El aborto es la muerte de un inocente. No nos engañemos ni dejemos engañar¨. Exhortó a edificar la Patria sobre “la roca sólida de la Justicia y el respeto a los derechos de cada uno y no en la arena de leyes injustas que atropellan el derecho de los demás”.
El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, presidió el tedeum por el 9 de Julio en la catedral Nuestra Señora de la Encarnación, donde recordó que el Señor impulsa a “construir la Patria sobre un cimiento sólido, sobre roca, para que la Patria permanezca firme ante las tempestades que nos toca sufrir” y advirtió: “Porque si edificamos sobre arena la ruina será grande”.

A la acción de gracias por la Patria asistió la vicepresidenta Gabriela Michetti y el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, y parte de su gabinete, pero no el presidente Mauricio Macri, quien viajó más tarde a la provincia para el resto de los festejos por la fecha patria. Participaron también el obispo de Concepción, monseñor José María Rossi OP y el arzobispo emérito de Tucumán, cardenal Luis Villalba.

“A cada generación le toca construir la Nación. Herederos de una historia con logros y fracasos, hoy nuestro desafío es comprometernos todos y poner el cimiento sólido para heredar a nuestros hijos una Argentina mejor. Somos responsables de este pedazo de historia, es la tarea que tenemos por delante, seguir edificando la Nación sobre roca sólida”, sostuvo.

En la homilía, el prelado afirmó que “en la base y fundamento de toda sociedad está el valor inalienable de la vida”, por lo que pidió respetar “este derecho fundamental que tiene todo ser humano, todo argentino”.

“Hoy nuestro pueblo heredero de valores que nos legaron nuestros próceres decimos que Vale Toda Vida. Que todo hombre es importante. Que no hay sobrantes en la Argentina. Que la dignidad de todo ser humano ha de ser respetada desde su concepción hasta la muerte natural”, aseveró.

El arzobispo tucumano manifestó que a los argentinos del bicentenario les toca “edificar la Patria desde la roca sólida del respeto, la custodia y la promoción de la vida y no de la muerte”.

“El aborto es muerte de un inocente, de un niño, de un argentino. Y nadie tiene derecho a eliminar voluntariamente la vida de un ser humano. Porque Vale Toda Vida”, insistió.

Monseñor Sánchez instó a edificar la Patria sobre “la roca sólida de la verdad y no de la mentira” y pidió: “No nos engañemos y no nos dejemos engañar. La Verdad es la que nos hace libres y esa libertad conquistada con verdad nos llena de felicidad”.

“Cuántos argentinos se han pronunciado últimamente a favor de la vida, cuántas familias, cuántos jóvenes, cuantos ancianos. Por ejemplo, cuántos médicos y agentes sanitarios han expresado ‘no cuenten conmigo’ para el aborto. En coherencia con lo que han jurado y por la vocación que han recibido y la misión que realizan en nuestra Patria. Porque Vale Toda Vida”, agregó.

El prelado exhortó a edificar la Patria sobre “la roca sólida de la Justicia y el respeto a los derechos de cada uno y no en la arena de leyes injustas que atropellan el derecho de los demás”, al recordar: “Cuántos abogados han manifestado últimamente defender siempre el derecho fundamental de la vida. Porque Vale Toda Vida”.

“Edifiquemos nuestra Patria sobre la roca sólida de la fraternidad, el diálogo y la convivencia social y no en la arena de la división, de la confrontación y del atropello. Nos sintamos hermanos, nos valoremos como hermanos, nos respetemos como hermanos, convivamos como sociedad, como familia argentina, nos ayudemos unos a otros. Venciendo la indiferencia ante el otro”, añadió.

“Edificando nuestra Patria sobre la roca sólida de la solidaridad, la caridad y el servicio a los necesitados y no en la arena del egoísmo, de la mezquindad y la indiferencia. Hoy hay muchos argentinos marginados, descartados y sobrantes que necesitan de otros argentinos que los incluyamos, los respetemos, los cuidemos, los consolemos y los dignifiquemos a través de nuestras acciones concretas de cuidar toda vida, en toda circunstancia y etapas del ser humano. Generando la cultura dela vida y el encuentro. Porque Vale Toda Vida”, subrayó.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados