Mons. Stanovnik llamó a “reconocer y agradecer” a nuestras raíces

Corrientes (AICA): El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, envió un mensaje con motivo de un nuevo aniversario de la Independencia Argentina. Defendió la vida desde la concepción y asumió cómo “fuimos testigos de la mayor mentira que jamás podríamos imaginarnos: que es bueno, saludable y verdadero matar a una criatura en el vientre de su madre”.
Monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, arzobispo de Corrientes, envió un mensaje con motivo de un nuevo aniversario de la Independencia Argentina.

Recordó a los “Hombres de Mayo” y de los congresales reunidos en Tucumán, que lucharon con fidelidad por nuestra patria. Se ocupó de “reconocer y agradecer” nuestras raíces, a todos aquellos que “percibieron los primeros signos de madurez ciudadana en nuestro pueblo”. Del mismo modo a Dios, en primer lugar, “por el don de la patria y la nación, donde esa vida es concebida, nace, crece y alcanza su plenitud”, manifestó.

Recalcó la importancia de los valores cristianos que el pueblo posee desde su fundación: “La civilización cristiana nos ha dado identidad y pertenencia, valores y misión”, los cuales han conducido al pueblo por un camino acertado. Sin embargo, recordó: “Muchas veces hemos fallado, abusando del poder para satisfacer intereses solo de una parte, lo que siempre resultó en perjuicio de los más pobres”.

“La confrontación beligerante y descalificadora del otro, no sirve para nada, lo único que hace es paralizar el desarrollo de un pueblo. La libertad se alcanza sumando, integrando y proyectando, entonces la inteligencia humana, iluminada por la fe, sin oposición, ni confusión, se convierte en una verdadera potencia para el desarrollo de todos”, señaló.

Hay que estar atentos, “para no dejarnos engañar”, indicó monseñor Stanovnik. “No es culpa de Dios el hecho de que el hombre se comporte como un irracional y que, además, el que se considera creyente, actúe de manera contradictoria”, añadió. Aseguró que “el recurso más eficiente para colonizar la mente de una persona o de un pueblo es mentirle haciéndole creer que la mentira es verdad”.

El prelado defendió la vida y se cuestionó: “¿Quién nos exige ahora declarar la pena de muerte sobre un inocente? ¿De dónde nos viene esta confusión? ¿Cuál es el fin que se persigue con esta contradicción humana, cristiana y jurídica?”. “En las interminables discusiones sobre el aborto fuimos testigos de la mayor mentira que jamás podríamos imaginarnos: que es bueno, saludable y verdadero matar a una criatura en el vientre de su madre”.

Al concluir, exhortó a la comunidad a “sacar conclusiones prácticas” de la palabra, especialmente al referirse a la lectura de la carta de San Pablo a los Corintios; y, con el corazón agradecido, por ser una nación libre, recordó las palabras que concluyen el preámbulo de la Constitución Provincial de Corrientes: “sancionamos y ordenamos, bajo la protección de Dios, esta Constitución”.+

» Texto completo de la homilía

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados