San Francisco (Córdoba) (AICA): Los equipos de Pastoral Carcelaria de las diócesis que componen la región centro se reunieron los días 11 y 12 de agosto en San Francisco, Córdoba, con el tema “El sueño de Dios y la Cárcel”. Los participantes compartieron momentos de oración, meditación, experiencias de pastoral, charlas, y la celebración de la Eucaristía de envío, presidida por el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Juan Carlos Ares. Además, eligieron a los nuevos delegados regionales.
Con el tema “El sueño de Dios y la cárcel”, se desarrolló el 11 y 12 de agosto en San Francisco, Córdoba, el Encuentro de Pastoral Carcelaria de la Región Centro.

La actividad contó con la participación de los equipos de Pastoral Carcelaria de la arquidiócesis de Córdoba y las diócesis de Villa María, Villa de la Concepción del Río Cuarto y San Francisco.

El teólogo Bruno Rova Bagilet llevó adelante la propuesta temática que tuvo como eje central el Reinado de Dios. La pasión mayor de Jesús, la causa por la cual vivió y entregó su vida fue hacer presente el Reinado de Dios, el sueño de Dios para el mundo, proyecto de amor y de vida plena donde habitan la justicia, la paz y la misericordia. La pastoral carcelaria tiene que estar vinculada a este proyecto desarrollando acciones que tiendan a transformar la dura realidad carcelaria. En el horizonte del Reinado de Dios otro mundo es posible: un mundo sin cárceles, explicó.

Durante los días del encuentro, los espacios de oración fueron muy significativos. A través de la Palabra de Dios en el Evangelio de San Marcos, los participantes meditaron la escena del diálogo de Jesús y un escriba, en la que el Señor le dice: “Tú no estás lejos del Reino de Dios”. En ese sentido, se preguntaron acerca del Reino de Dios en la realidad cotidiana y en la acción pastoral: “¿Qué actitudes y acciones nos alejan del Reino? ¿A qué deberíamos dar más lugar para hacer presente el Reino?”.

Con el rezo del Rosario carcelario por las calles de la parroquia pudieron manifestar su fe, y a la luz de la Palabra de Dios meditaron sobre la vida y misión en las cárceles. Además, ofrecieron al Corazón de la Virgen Madre la realidad dolorosa de los hermanos que están presos y de sus familias.

La Eucaristía fue celebrada junto con la comunidad parroquial de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que abrió sus puertas para alojar a los participantes del encuentro. En la homilía, el presbítero Gabriel Ghione, párroco de la comunidad, se refirió a la importancia de la pastoral carcelaria en la misión de la Iglesia.

Durante el Encuentro se destacó la presentación de las distintas experiencias de pastoral carcelaria que se llevan a cabo en las diócesis de la Región Centro. Uno de estos proyectos es el que lleva adelante la pastoral carcelaria de la diócesis de San Francisco y tiene por objetivo “Visitar y acompañar a las familias sufrientes de los presos”. Gisela Mezzadra y la Hermana Zulema Rome SSpS presentaron esta acción pastoral destacando que se busca fortalecer los hogares de quienes están presos visitando a cada familia con una actitud de escucha permanente. Así salen a luz los problemas que viven, sobre todo los marcados por las situaciones de pobreza. En continuidad con esa primera aproximación, se invita a las familias a reunirse en las Capillas y en torno a la Palabra de Dios, a través de la lectura orante y talleres bíblicos, van haciendo un camino de comunidad.

Todas las parroquias de la diócesis de San Francisco que tienen hermanos presos se involucran en este proyecto, los párrocos y laicos se forman y capacitan para realizar las visitas y darle concreción a esta acción pastoral.

Hacia el final del encuentro, Patricia Alonso, coordinadora del Equipo Nacional de Pastoral Carcelaria, presentó a la organización de esta pastoral junto con el perfil y la espiritualidad de los responsables.
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, estuvo presente y dejó sus palabras a los participantes del encuentro a quienes agradeció por su presencia e invitó a crecer en red, en comunión, sobre todo en las situaciones de vulnerabilidad que hay que atender pastoralmente.

En un espacio de discernimiento, los presentes eligieron a los nuevos delegados regionales. Fueron seleccionadas para desempeñar esta función: Viviana Noe, de la arquidiócesis de Córdoba, reelegida como delegada de la región Centro, y Graciela Macchieraldo de la diócesis de San Francisco, elegida subdelegada de la región.

El encuentro finalizó con la Eucaristía de envío, presidida por monseñor Juan Carlos Ares, obispo auxiliar de Buenos Aires y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Carcelaria. Entre sus palabras destacó que “Jesús, Pan de Vida, nos alimenta para sostener la esperanza y seguir de pie fortalecidos, para hacer frente desde la pastoral carcelaria a las difíciles situaciones que atravesamos junto a los hermanos privados de su libertad”.+

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados