Ciudad del Vaticano (AICA): En la mañana de ayer, lunes 6 de agosto el papa Francisco bajó hasta las Cuevas del Vaticano para orar ante la tumba de Pablo VI, en el día en el que se cumplieron 40 años de su muerte.
En la mañana de ayer, lunes 6 de agosto el papa Francisco bajó hasta las Cuevas del Vaticano para orar ante la tumba de Pablo VI, en el día en el que se cumplieron 40 años de su muerte.

El Santo Padre permaneció durante unos 10 minutos rezando ante la tumba del beato Pablo VI, que será canonizado el próximo 14 de octubre.

Precisamente, al concluir el rezo del Ángelus el domingo 5 de agosto, Francisco recordó al próximo santo como “el Papa de la modernidad”.

“Hace 40 años el beato Pablo VI estaba viviendo sus últimas horas en esta tierra. Murió, en efecto, la tarde del 6 de agosto de 1978. Le recordamos con mucha veneración y gratitud, en espera de su canonización, el 14 de octubre próximo”.

“Que desde el cielo interceda por la Iglesia y por la paz en el mundo”, pidió.

Francisco animó a los miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro a que lo saludasen con un aplauso: “a este gran Papa de la modernidad lo saludamos todos con un aplauso”.

El pontificado de Pablo VI, que duró 15 años y comenzó el 21 de junio de 1963, se considera crucial para la historia de la Iglesia católica, principalmente porque concluyó el Concilio Vaticano II y marcó la doctrina sobre la vida y el matrimonio con la encíclica “Humanae Vitae” de la que este año se cumple el 50º aniversario de su publicación. +

Let's block ads! (Why?)

0 comentarios agregados